Aquí tenéis un pequeño resumen del pasado sábado.

Necesitamos construir otro mundo, un mundo mejor. Con esperanza, solidaridad, compañerismo… con pequeños pasos, pero sin parar.

Puede que sea un pequeño gesto en este loco mundo. Por eso seguiremos caminando, construyendo, soñando… siendo eskauts.

3.000km para que los kits lleguen a su destino, pero lamentablemente sabemos que habrá que recorrer muchos más antes de que las guerras terminen.

Otro mundo es posible. ¡Construyámoslo!

 

Beti prest!

Partekatu!