Casi la mitad del viaje y ya hemos podido disfrutar de dos realidades muy diferentes. Comenzamos con Bécours, un pueblo abandonado que con el esfuerzo de mucha gente se ha convertido en un centro muy acogedor e interesante. Nos da fuerza para seguir con nuestro proyecto y nos gustaría poder ser tan acogedores como su gente.

Después una meta a la que dirigirse, Kandersteg, los orígenes, una ciudad eskaut. Allí tenemos la posibilidad de compartir rato e ideas con muchos otros eskaut. En todos los sitios nos han acogido muy bien y desde aquí nos gustaría darles las gracias.

#EskautakMunduan #France18 #Seguimos #Eskautak #Eskaut #BetiPrest

Partekatu!