Hemos celebrado nuestra Asamblea. Nuestros días de encuentro, convivencia y debate, mucho debate. Como cada año la  Asamblea es el momento para hablar sobre el pasado, sobre lo que ha sido el curso anterior para EEA pero también sobre nosotros y nosotras, para los grupos y monis que semana a semana y reunión a reunión trabajamos para nuestra chavalería.

¡Éramos casi 100! Participando, escuchando, preguntando, cuestionando los porqués y  aplaudiendo en los distintos informes del curso pasado.

Asamblea EEA 2015/2016

Pero sobre todo, si  algo  somos es movimiento vivo que crece, que sigue con ideas nuevas pero que también a veces vive despedidas. En este caso Unai y Lexuri acabaron su compromiso con EEA, aunque para nosotros y nosotras las despedidas son breves ya que seguiremos viéndonos las caras en otros espacios.

Si mirar hacia atrás nos ayuda a mejorar, a acercarnos a la excelencia, lo mejor de la Asamblea es la parte que mira hacia el futro.  En este encuentro se trabajaron las  líneas estratégicas a seguir durante el curso 2015/2016, de las que destacan la apuesta por las actividades conjuntas, el fortalecimiento interno de la estructura y la formación del monitorado,  especialmente con el apoyo de Arduradun Eskola.

Así que durante dos días el monitorado de EEA hemos participado de un espacio abierto a la toma de decisiones, a la construcción colectiva a través del diálogo y al intercambio de recursos y necesidades.

Asamblea EEA 2015/2016

Y además hemos vivido y compartido un fin de semana de convivencia, encuentro, risas… Así que no todo es trabajo, lo importante de la Asamblea es que a pesar de todos los debates, las opiniones y las decisiones y votaciones; al final del día, al final de la asamblea recuerdas más los reencuentros,  las  sonrisas, los abrazos y sobre todo esa sensación de que se te queda en el cuerpo de que has pasado un fin de semana increíble disfrutando de trabajar por un mundo mejor.

Partekatu!