“Luz en mi sendero/ Argia nire bidean” es el lema elegido este año para la celebración de la Luz de la paz de Belén. Los eskaut alaveses repartirán una luz encendida en la gruta del nacimiento de Jesús, un acto que este movimiento realiza en todo el mundo cada año durante el mes de diciembre.

Niños, niñas, jóvenes y el monitorado de Euskalerriko Eskautak Araba encenderán velas con esa llama que profiene de Belén, el viernes 18 de diciembre en a las 19.30 en el nuevo museo de belenes de Gasteiz, situado en la conocida iglesia de San Francisco del barrio de Zaramaga.

Una semana antes la Luz llegó a Teruel, desde dónde se ha repartido por todo el Estado. Los encargados han sido los trebeak (jóvenes de entre 16 y 18 años), que han participado en un encuentro con más de 400 jóvenes de Movimiento Scout Católico.

Esta tradición surge unas semanas antes de Navidad, cuando un niño o una niña austriaco viaja hasta la gruta del Nacimiento de Jesús, en Belén, para recoger la Luz de la Paz. Después en una ceremonia ecuménica en Viena, se distribuye a los distintos países que participan de esta iniciativa.
Es un motivo para educar en la paz a los niños, niñas y jóvenes en la construcción de ésta en el mundo. Con esto, también se quiere acercar el sentido de la Navidad a los grupos, familias, comunidades parroquiales, barrios…

El lema de este año es “LUZ EN MI SENDERO / ARGIA NIRE BIDEAN”, El nacimiento de Jesús es una luz de esperanza en un mundo lleno de rincones oscuros. Jesús nos ofrece un modelo, un camino, y nos ofrece ser nuestra luz y guía a través de ese sendero. Es incompatible seguir ese sendero sin comprometernos a ser constructores/as de paz. Una vez más la luz de Belén vuelve a nuestras vidas para avivar la llama de nuestro compromiso cristiano.

Partekatu!